Suecia en miniatura

Traspasar las puertas de Skansen es adentrarse en otra época o mejor dicho otras épocas.

En construcciones procedentes de distintas partes del país, se muestra la vida en Suecia a lo largo de varios siglos.

Skansen es un museo vivo al aire libre con artesanos que trabajan en sus talleres, granjeras que hilan delante de la chimenea, panaderas que hacen pan ázimo fino y pasteleros que hacen bollos de canela sin parar.
En Skansen cada entorno tiene su historia y constituye un relato sobre quienes vivían y trabajaban allí, y nos acerca las costumbres y tradiciones diarias y festivas.

Una máquina del tiempo

Skansen es el museo vivo al aire libre más antiguo del mundo, creado por Artur Hazelius e inaugurado en 1891. La idea de crear Skansen nació del interés por las tradiciones y costumbres de aquella época. Durante un viaje a Dalecarlia en verano de 1872, a Hazelius le dio la sensación de que la cultura de casas solariegas empezaba a desaparecer bajo la influencia de la moderna sociedad industrial. Las impresiones del viaje le convencieron de la necesidad de empezar a recoger objetos y memorias para transmitir la vida de antaño a futuras generaciones.

Ya en 1873 Artur Hazelius abrió un museo en la calle de Drottninggatan en Estocolmo: una colección escandinavo-etnográfica. Aquí se muestran interiores de casas de Dalecarlia y cuadros que describen la vida de antes. Hazelius se llevó de aquí algunos de los cuadros para la exposición universal de París en 1878, en la que llamaron la atención y despertaron mucho interés.


El siguiente paso hacia Skansen llegó con la construcción de Nordiska museet (museo nórdico) en la isla de Djurgården. Aquí adquirió terreno en la montaña de Skansen para colocar los edificios comprados durante sus viajes.

Abajo